Por Agustín Barletti. 
De los cuatro vientos. 172 páginas 

En noviembre de este año se cumplirán ocho años de que Agustín Barletti -abogado, periodista y escritor- cruzara a nado las dos islas Malvinas por el estrecho de San Carlos en poco más de dos horas y con el agua a dos grados de temperatura.

Esta aventura, que asombró hasta a los mismos isleños, es la que narra en este libro el mismo Barletti con un estilo de crónica periodística que le otorga a los hechos una emoción casi cinematográfica. Arranca con el cruce que hizo en 2011 al unir Europa con Africa a través del estrecho de Gibraltar. Tan sólo minutos después de haberlo concretado, con el cuerpo aún agotado por el esfuerzo realizado, surgió el próximo desafío: ¡Malvinas!

Un duro entrenamiento, la formación del equipo que lo acompañaría integrado por amigos del colegio (uno veterano de la guerra), la búsqueda de un barco que les permitiera llegar hasta las islas, las cuestiones de papeleo, permisos y demás, van conformando un rompecabezas a prueba de optimistas. “Los días previos al viaje fueron de una gran emoción, la cercanía con la partida nos había sensibilizado de una forma notable y todo lo que sucedía lo relacionábamos de algún modo con lo que habríamos de vivir en Malvinas”, recuerda. 

Las dificultades fueron subsanándose y finalmente el objetivo pudo realizarse sin inconvenientes luego de más de dos años de preparativos. “En cada brazada sentía la felicidad del objetivo alcanzado y la angustia de la aventura que terminaba”, resume Barletti sobre la travesía. Ocupa un lugar importante los diferentes protagonistas bien definidos que lo acompañaron y ayudaron a cumplir su sueño.

Malvinas, entre brazadas y memorias también contiene su breve estadía en las islas, luego del cruce, que aprovechó para recorrerlas y conversar con los kelpers y sus recuerdos sobre 1982 y años anteriores, cuando la Argentina era su único contacto para sobrevivir. Asimismo, cada metro realizado en tierra y en el agua sirve como disparador para contar, paralelamente a su aventura personal, historias conmovedoras de heroísmo y valentía del conflicto bélico en el Atlántico sur.

Ya en el viaje de regreso al continente, angustiados por el fin de la aventura, alguien dijo como un bálsamo: “Algún día vamos a regresar, pero la próxima vez tiene que ser con nuestros hijos, para que ellos también vivan estas emociones. El asentimiento -concluye Barletti- fue con la mirada y, casi sin proponerlo, generamos una de esas asignaturas pendientes que quedan como objetivos y le dan sentido a la vida”. 

Este libro no solamente representa un sentido homenaje a los héroes de Malvinas, a 40 años de la Gesta, sino que además se desprende del protagonista un ejemplo de superación y fuerza de voluntad. En 2014 cuando realizó el cruce a nado, Barletti tenía 53 años, no era un nadador profesional, tenía sobrepeso y llevaba una vida totalmente sedentaria. “Los obstáculos para llevar adelante esta aventura no fueron pocos, pero cada uno de ellos fue sorteado en base a esfuerzo, pasión y el poder infinito de la amistad”, reflexiona el autor.

Por: Pablo S. Otero / La Prensa