Por Michel Foucault
Fondo de Cultura Económica. 387 páginas

Michel Foucault impartió numerosos cursos en el Collge de France, pero el de Teorías e instituciones penales (Fondo de Cultura Económica), sin dudas, ocupa un lugar trascendental porque allí fue donde por primera vez teorizó sobre la cuestión del poder. 

El enorme pensador francés utilizó la “Revuelta de los pies descalzos” (1639-1640), para identificar el origen de los grandes aparatos e instituciones represivas del Estado. En su análisis, refleja cómo los dispositivos de poder elaborados por la monarquía constituyen la antesala de un aparato judicial estatal que se caracteriza por el desarrollo de un litigio bajo normas específicas.

Teorías e instituciones penales anticipa los desarrollos posteriores que serían sintetizados en el clásico Vigilar y castigar (1975). Y de hecho, los especialistas advierten que estos cursos allanan el camino para la comprensión de las condiciones de aparición histórica de la prisión como tecnología de castigo y por supuesto facilitan la lectura de ese otro gran texto.

El volumen contiene los detallados apuntes de clase de Foucault, junto con el aparato crítico que suele acompañar todas las publicaciones de los cursos foucaultianos en el College de France. Se incluyen además, dos anexos que ayudan a comprender la obra. Por un lado, una carta dirigida a los editores del curso y que aparece suscrita por Etienne Balibar -discípulo de Althusser-, y un escrito de Claude-Olivier Doron, en el cual se insiste en el debate entre Foucault y los historiadores sobre el análisis histórico de las revueltas populares.

El sistema penal moderno cumple una función social de vigilancia, control y transformación del individuo desviado, nos advierte Foucault. Esta función encuentra en la prisión su escenario predilecto. Por esta razón, el sistema penal moderno es esencialmente carcelario.

Por: Alejandro Pigman